Archivos de la categoría Factura eléctrica

Estudio factura eléctrica fvncc

Ahorra en la factura eléctrica… TÉRMINO DE POTENCIA.

Se denomina término de potencia, al peaje que se nos cobra en la factura eléctrica por la potencia que tenemos contratada a la compañía suministradora.

Cuando contratamos una potencia determinada, lo que en teoría estamos haciendo es reservar en el sistema eléctrico nacional esta potencia de forma que en cualquier momento el sistema debe estar en condiciones de suministrarnos dicha potencia.

Al término de potencia se le llama también peaje de acceso, dado que es el peaje que debemos pagar por tener una cantidad de potencia disponible en la red.

Así pues, el término de potencia, lo deberemos estimar como la potencia máxima que necesitamos en nuestra instalación en el funcionamiento normal de la misma, de forma que no pidamos más energía de la que necesitemos, en cuyo caso estaremos pagando mucho más de lo que realmente nos correspondería, ni menos de lo que necesitamos porque en este caso el ICP (controlador de potencia) o los actuales contadores digitales, se dispararían, cortándonos el suministro, con el consiguiente malestar de tener que reinicializar la instalación.

recibo de la luzVamos a centrarnos en este artículo en la tarifa 2.0A que es la de la mayoría de viviendas y pequeños comercios, para los cuales el término de potencia se conoce más como “El fijo” que pagamos en nuestra factura eléctrica, dado que según la potencia contratada, el coste en cada factura de este término es siempre fijo independientemente del consumo que tengamos en la instalación. En este tipo de tarifa la contratación puede llegar hasta los 10 KW de potencia.

Antes del 1 de agosto de 2013 el coste de este término de potencia era de 21,89 €/KW y año, lo que suponía un coste aproximado de 1,82€/KW contratado al mes, por lo que para una vivienda media, con potencia contratada de 5,75 KW, el coste mensual por este concepto era de 10,5 €/mes, o lo que es lo mismo 126€/año.

Para entender lo que pasa el 1 de Agosto, hay que analizar las motivaciones que llevan a ello. Tras 6 años de crisis, el consumo eléctrico ha disminuido en España de forma sustancial, además, los consumidores intentan mejorar la eficiencia de sus instalaciones, bien mejorando la envolvente del edificio, con lo que se mejora la calificación energética de los edificios, bien reduciendo el consumo de los receptores con el cambio de los mismos por receptores clase energética A, bien cambiando sistemas de alumbrado tradicionales por alumbrado tecnología led, con lo que el término de energía de las facturas de los consumidores, que analizaremos en otro artículo, se ve reducido de forma generalizada, la cual cosa es muy positivo para todos excepto para las arcas de las compañías eléctricas.

La solución, FACIL. Pasamos parte del importe del término de energía, que es variable dado que depende del consumo, al término de potencia, de forma que aunque se sea eficiente energéticamente hablando, no disminuya el importe de las facturas y por lo tanto el balance de las compañías eléctricas.

factura luz
Así pues el 1 de Agosto de 2013, se reduce un 11% el término de energía, esto es lo que pagamos por la energía que consumimos, y se aumenta un 63% el término de potencia, quedando en 35,65 €/Kw y año, lo que supone un coste aproximado de 2,97 €/KW contratado al mes, por lo que para una vivienda media, con potencia contratada de 5,75 KW, el coste mensual por este concepto es de 17,08 €/mes, o lo que es lo mismo 205 €/año.

Todo esto sin tener en cuenta el impuesto sobre electricidad, incluido en todas las facturas eléctricas y que la incrementa en un 4,864% mayorarado en 1,05113, lo que supone un 10,22% de incremento, además del ineludible IVA que también incrementa tanto el peaje como el impuesto, posiblemente el único caso en que se aplica el IVA a un impuesto, con lo que queda el coste aproximado del término de potencia para el consumidor último de 3,96 €/KW contratado al mes, por lo que para una vivienda media con potencia contratada de 5,75 KW, el coste mensual por este concepto es de 22,77 €/mes, o lo que es lo mismo 273 €/año (más de 45.000 de las antiguas pesetas, de fijo, consumamos o tengamos la casa cerrada).

Negocio redondo… Pero los consumidores podemos y debemos reaccionar… ¿Cómo? Reduciendo el término de potencia.

ahorro factura luz
Pero esto no es tan sencillo, dado que si nuestros receptores consumen mucho y además los conectamos todos al mismo tiempo, superaremos el término de potencia contratado con lo que nos saltará el controlador de potencia y tendremos que reiniciar la instalación.
Para ello, deberemos actuar de las dos formas, cambiando receptores por receptores más eficientes como electrodomésticos de clase A, o alumbrado tecnología led, siempre y cuando sea de calidad, o sea que el nivel lumínico sea igual o mayor que el que teníamos, pero reduciendo el consumo hasta un 90% el consumo de nuestro alumbrado tradicional, y a su vez repartir el uso de los aparatos a lo largo del día, esto es, no conectar la lavadora y el lavavajillas por ejemplo al mismo tiempo, y con esto podríamos reducir el término de potencia. Un caso práctico, mi propia casa. He cambiado parte del alumbrado a Led y he distribuido las cargas a lo largo del día. He reducido en 2 W la potencia contratada, por lo que el ahorro que tendré este año, solamente por este concepto, supondrá 95 €/año. No está mal.

Otro caso que grava enormemente la reforma del término de potencia es el de segundas residencias, dado que si tenemos una vivienda para el verano, en la que estamos 4 meses al año, realmente estamos pagando por ella el término de potencia como si tuviésemos la potencia reservada para usarla durante todo el año y eso no es así. La solución, disminuir el término de potencia cuando nos mudamos de vivienda. Así pues, si disponemos por ejemplo de dos viviendas con potencia contratada 5,75 KW y tenemos la precaución de reducir el término de potencia cuando nos cambiamos a 1,3 KW, por aquello de tener alumbrado y un servicio mínimo cuando vayamos a la casa fuera de temporada, el ahorro ascendería con este pequeño gesto a 210 €/año. No está mal.

Pero claro, la compañía no va a realizar la gestión de apretar un botón para cambiarte el término de potencia y reducir sus ingresos fijos sin cobrarte nada, pues bien, cada vez que bajamos el término de potencia nos cobrarán 10,94 € (Iva incluido), por lo que en el caso de la segunda residencia y si hacemos la reducción del mismo para cada una de las viviendas cuando estén fuera de temporada, el coste total sería de 21,88 € (iva incluido).
Volver a aumentar el término de Potencia, siempre y cuando el boletín de instalación esté en vigor y el aumento sea dentro de los parámetros del mismo, en principio no tiene coste alguno.

Así pues, el trámite de ahorrar es muy sencillo de realizar. No obstante, si tienes alguna duda no tienes más que ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

César Estañol Amiguet
Director Técnico fvncc
logo eficiencia