Que no te den gato por led…

La crisis económica ha sido larga y profunda y muchas son las consecuencias de la misma, analizadas ampliamente en foros económicos y sociales… Quiero centrarme en este artículo en un valor técnico profesional por el que hemos luchado en fvncc desde 1991, cuando empezamos nuestra andadura, y que en los últimos años se ha visto muy perjudicado a nivel general debido sobre todo por la difícil situación laboral y económica que ha sufrido el país.
Y vamos grafiar el asunto con un ejemplo muy claro:
Hoy todo el mundo entiende de leds.
Empezando por el usuario, que puede comprarlos por internet, en una gran superficie, suministrárselos un amigo que lleva leds o bien adquirirlos por instalador autorizado…
El electricista, con una oferta por parte de sus proveedores de led de diversa de procedencia, el 99 % de importación, sobretodo de China, sin tener muy claro el fabricante y la responsabilidad del mismo.
El vendedor de led. Todo el mundo vende led… Todos los que venden led venden el led de mejor calidad, el que más dura… y la mayoría no podían imaginar hace 2 años que se dedicarían a algo tan extraño para ellos entonces como la iluminación artificial.
Vamos a intentar desgranar en un lenguaje sencillo y claro, qué es un LED y qué debemos pedirle a un LED.
Las características más relevantes de la tecnología led son el bajo consumo de energía, el mayor tiempo de vida, tamaño reducido, durabilidad, resistencia a las vibraciones, reducción de la emisión de calor además de no contener gases en comparación a la gran mayoría de sistemas de alumbrado tradicionales.
Realmente el LED es un sistema de alumbrado que dispone de tres elementos claramente diferenciados:

tecnologia led1.   El propio diodo led, light emitting diode “diodo emisor de luz” consiste en un semiconductor que al alimentarlo con corriente continua (ánodo-cátodo), combina los electrones desde la banda de conducción a la banda de valencia, emitiendo fotones en el proceso. La evolución del diodo led en los últimos años ha sido espectacular, pasando desde su invención en 1962, hasta que se empieza a utilizar como fuente de alumbrado en los años 90 con niveles lumínicos de 30 lumenes/Watt, hasta la actualidad que se está ya trabajando con diodos led de 150 lumenes/Watt.

leds
2.   El radiador. Dado que el diodo led es un elemento electrónico, su vida útil depende de la disipación del calor que emite, siendo de vital importancia el dimensionado del radiador del mismo, tanto el material, como su diseño, bien por volumen del mismo, bien por la superficie de disipación. Pero esto requiere bastante trabajo de I+D+I, dada la evolución de los materiales y de los propios led, hay que ir adecuando los disipadores, para garantizar que en las peores condiciones ambientales y de trabajo, la temperatura en el disipador y la temperatura en el propio diodo se mantienen dentro de los niveles de seguridad a lo largo de las horas de funcionamiento de la lámpara o luminaria LED.

tecnologia disipador
3.   El driver. El diodo led no posee resistencia interna, por lo que para que emita luz hay que proporcionarle una tensión y corriente constantes. Así pues se recurre a fuentes de alimentación que nos proporcionan, a partir de la tensión de red 230 V en alterna, la tensión constante y la intensidad que necesitamos. Casi todos los fabricantes utilizan drivers basados en condensadores, que son el verdadero “talón de aquiles” del sistema, que aunque disponga de una vida útil de 50000 horas, suelen durar menos de 5000 horas, lo que los convierte en un verdadero dolor de cabeza para los vendedores, instaladores y sobre todo para los usuarios, que ven que les falla total o parcialmente su alumbrado.
tecnologia driver

Desde fvncc eficiencia energética proponemos un sistema LED basado en los productos que sustituyen los elementos de alumbrado tradicional de máximo consumo, como pueden ser los tubos fluorescentes, los downlights, los proyectores, las campanas industriales, las farolas de alumbrado público, por sistemas led tecnológicamente adecuado, porque entendemos que todo lo que no cumple con estos requerimientos es un engaño para el usuario, dado que no está ahorrando lo que se le ha prometido, o en el mejor de los casos, podría ahorrar más, dado que no le proporciona la iluminación que le correspondería para los Watts consumidos.  Además, la vida útil del elemento adquirido no es la prometida, dado que no dispone de un elemento fiable desde el punto de vista de la disipación de calor y la fiabilidad del led suministrado no es la esperada, por no disponer de un driver que cumpla con las especificaciones de durabilidad del propio led.

tecnologia iluminaciionNuestros productos LED disponen del led de última generación, lo que garantiza niveles lumínicos siempre superiores a 100 lumenes/Watt, lo que garantiza el máximo ahorro para el cliente, con un nivel lumínico generalmente superior al inicial.
El disipador se ha diseñado expresamente para cada producto, no lanzándose al mercado ningún producto que no se haya testeado la temperatura de cada uno de sus elementos en funcionamiento a lo largo del tiempo.

tecnologia temperatura

El driver se sustituye por el patentado sistema SSD (Solid State Driving) o Sistema de Alimentación de Estado Sólido, al que dedicaremos más tiempo en un próximo post, lo que proporciona la tensión e intensidad que requiere el LED durante toda la vida útil del mismo.

Innovación, tecnología y profesionalidad para un producto de alta calidad fabricado en España y que además puede competir con precio con cualquier producto similar del mercado… Te invitamos a conocerlo.

                                        Fdo.: César Estañol Amiguet

director técnico fvncc eficiencia energética

logo eficiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *